Centro de estudios logosóficos de méxico

T. 55 5584 6836

info@logosofia.mx

Huatusco 35, Roma, Ciudad de México

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon
  • White LinkedIn Icon
  • Google Places blanco Icono

La Logosofía es una nueva concepción del hombre y del universo, brinda los conocimientos y un método experimental que habilita al individuo a encauzar y concretar gradual y conscientemente, las inquietudes de saber y superación que desde siempre alienta el espíritu humano para el bien propio y para el servicio de los semejantes. Siendo una disciplina humanista y experimental, la Logosofía prescinde del dogma en todas sus formas, habiendo el autor de la misma insistido sobre la necesidad de buscar el saber a través de la corroboración y experiencia, contraindicando expresamente la creencia aún en su propia palabra.

Algunos objetivos centrales de la logosofía son: la evolución consciente del hombre mediante la organización de sus sistemas mental, sensible e instintivo; el conocimiento de sí mismo, que implica el dominio pleno de los elementos que constituyen el secreto de la existencia de cada cual; el conocimiento del mundo mental, trascendente o metafísico, donde tienen origen todas las ideas y pensamientos que fecundan la vida humana; el desarrollo y el dominio profundo de las funciones de estudiar, de aprender, de enseñar, de pensar y realizar.

No se trata de investigar la psicología de los demás, es la psicología de sí mismo el asunto de estudio, y es con miras a realizar ese estudio sin equivocaciones ni omisiones, que logosofía expresa que su método orienta a las partes más esenciales de ese conocimiento.

Afirma que el mismo perfeccionamiento que conduce al conocimiento de sí propio no tendría mayor andamiento si no se hallara asistido por la idea de ayudar al semejante, de quien cada uno necesita a lo largo de su proceso de evolución consciente para realizar sus observaciones y realizar cotejos y confrontaciones de suma utilidad en los individuales reajustes internos.

 

Logosofía y la educación

Logosofía plantea que todo proceso de renovación en la educación debe necesariamente comenzar por un proceso de auto-conocimiento y renovación del docente, puesto que "querer renovar sin haberse renovado es como querer dar lo que no se posee"

La eficacia y la pericia técnica deben obtenerse necesariamente por la comprensión y experimentación de los mecanismos de estudiar, aprender, enseñar, pensar y realizar. (Ver “Principales objetivos de Logosofía").

En su tesis de doctorado titulada: “Educar al individuo es promover su proceso de evolución consciente”, el Dr. Elie Cohen, basado en la pedagogía logosófica, propone un enfoque pedagógico radicalmente nuevo, -la evolución consciente- del modelo actual. Dice que “La tendencia habitual es proyectar al ser fuera de si, para que se instale en el mundo ambiente”, contrastando con la nueva pedagogía logosofíca que afirma que “lo primordial es llevarlos a investigar y conocer su propio mundo interno”

 

Posición en relación a las creencias

Desde el punto de vista logosófico, la creencia ha sido una de las causas que más ha entorpecido el desarrollo moral y espiritual del hombre, al producir cierto grado de inhibición mental que dificulta y aun llega a anular la función de razonar, afirmando que así es como el hombre queda expuesto al engaño y mala fe de quienes sacan partido de esa situación, llegando a admitir hasta las cosas más inverosímiles.

Utilizando un neologísmo -psiquéalisis-, logosofía señala que es en la mente de los niños donde se produce la paralización de una zona mental, producto de la inculcación dogmática de ideas que altera la facultad de entender y discernir con libertad en sus funciones más elevadas. De ahí que logosofía instituya la necesidad de la revisión de todo concepto viejo o nuevo admitido sin reflexión y análisis, incluso los formulados por esta misma doctrina filosófica, aún cuando sus afirmaciones parezcan inobjetables. Es solo mediante la experimentación y revisión continua de lo comprendido, como se asegura un proceso de aprendizaje en evolución que a la vez lo vaya librando de los resabios de toda fórmula dogmática.

 

Configuración psicológica del ser humano según logosofía

La logosofía afirma que el ser humano tiene una configuración bio-psico-espiritual. Plantea que la faz psicológica está compuesta por un sistema mental, un sistema sensible y un sistema instintivo.

En el sistema mental describe la existencia, por un lado, de una serie de facultades como la de pensar, la razón, el entendimiento, la intuición, la observación, imaginación, y otras entre las que incluye las que denomina accesorias. Llama a la inteligencia facultad cumbre al englobarlas a todas. Existirían según logosofía dos mentes, una primordialmente dedicada a las actividades comunes y otra a las trascendentes.

Por otro lado afirma la existencia de una región donde residen los llamados "pensamientos", que define como entidades autónomas e independientes de la voluntad individual, que nacen y cumplen sus funciones bajo la influencia de estados psíquicos y morales propios o ajenos. Algunos ejemplos serían propósitos, prejuicios o creencias de origen religioso, ideológico o cualquier otro; también considera pensamientos a las llamadas deficiencias como la vanidad, la falta de voluntad o el egoísmo, y las que denomina antideficiencias, como la modestia, la resolución, ecuanimidad, etc. Otros ejemplos de pensamientos serían la propaganda publicitaria, las modas, los hábitos, las tradiciones sociales, etc.

Logosofía propone clasificar dichos pensamientos en la propia mente para estudiarlos y seleccionarlos según establece su método; algunas de esas clasificaciones son: "propios y ajenos", "dependientes e independientes de la voluntad", "buenos y malos", "útiles e inútiles", "dominantes" y "benignos", "intermitentes" y "obsesivos", etc. Dicha propuesta de clasificación aportaría a la gradual reconquista de la autoridad de la consciencia sobre la propia mente.

En relación al sistema sensible afirma que tiene una zona con facultades sensibles como las de amar, sentir, perdonar, compadecer, sufrir, agradecer y consentir. Según logosofía, estas facultades en conjunto conforman la sensibilidad, que es la que sustentaría al individuo en su fase anímica. La otra zona, dice, corresponde a los sentimientos. Algunos ejemplos de sentimientos que expresa son el amor, el afecto, la gratitud, etc. Afirma que los sentimientos se perpetúan por el estímulo incesante de la causa que les dio origen.

El sistema instintivo contaría con las energías que el ser humano hubo de utilizar en las primeras edades en su defensa incitado por las exigencias de la vida primitiva. Afirma que pasadas esas etapas, en lugar de encauzar esas energías instintivas y supeditarlas a los otros dos sistemas, fue alterado el proceso que -dice- debió seguir, existiendo aún en el presente un predominio del instinto sobre los otros dos sistemas que describe. Expresa que el odio, la venganza, la codicia, lujuria, celos, entre otros, aparecen agudizándose en la región instintiva desnaturalizada del ser humano, explicitando que no se tratan estos de "malos sentimientos" como en ocasiones se les llama, ya que no podría ser un sentimiento lo gestado por las pasiones inferiores del ser humano. Según logosofía, mediante la evolución consciente que preconiza, el instinto puede ser liberado de los aspectos que lo inferiorizan.

 

Pedagogía y método logosófico

El método logosófico consta de tres partes, la expositiva, la aplicada y la de perfeccionamiento. Las tres partes se encuentran íntimamente ligadas entre sí y juntas concurren a la finalidad de la evolución consciente del individuo y su exaltación al máximo de conocimiento humano en el orden trascendente.

En su parte expositiva utiliza un método didáctico no sistematizado. Dicha técnica ha sido filosóficamente criticada señalándose que "Aparte de sus interesantes observaciones sobre la tragedia del mundo contemporáneo y la pulidez de su estilo, el ordenamiento que usa parécenos todavía en vías de cristalización", no obstante, la didáctica no sistematizada es utilizada ex-profeso según su propio autor, quien afirma que su pedagogía es "psicodinámica", de modo de estimular al lector a pensar. Se ha señalado que la didáctica logosófica en este sentido se asemeja al hipertexto, donde por ejemplo un párrafo de un libro explica otro del siguiente.

Esta técnica pedagógica que contiene el método logosófico ha sido también descrita como un "método espiral", que consiste en realizar un estudio genérico inicial volviendo luego al mismo tópico con mayor profundidad y así sucesivamente de forma indeterminada.

No obstante, el autor señala algunos temas a ser encarados en primer término, como el sistema mental, la conformación de la inteligencia y sus facultades, los pensamientos, las deficiencias caracterológicas típicas, el sistema sensible y sus facultades, los sentimientos, el proceso de evolución consciente, las leyes universales, entre otros.

La parte aplicada del método, expresa que estudiar logosofía no significa solo leer libros, sino especialmente pasar a la aplicación y corroboración en la vida diaria de lo que su estudio sugiere al estudiante. El autor de la logosofía desaconseja creer en lo que se estudia por más ciertas que parezcan sus propias afirmaciones.

El aspecto práctico señalado es considerado de fundamental relevancia para lograr gradualmente porciones reales de saber, en contraposición a la mera ilustración o erudición, descartando esos enfoques que la logosofía afirma ser memóricos e inoperantes.

Víctor Valenzuela, explicando la parte práctica en su libro "Hombres y temas de iberoamérica" editado en Nueva York, señala que las aptitudes y tendencias de cada estudiante, al ser observadas por sí mismo, estimulan que dicha práctica se oriente seleccionando los tópicos más afines con los rasgos psicológicos propios, por lo que se amplían las posibilidades de asimilación al coincidir esos temas con necesidades reales y a veces inmediatas del ser. Por esta razón, el método logosófico de aplicación no es rígido ni mecánico, respeta el libre albedrío y contempla los diferentes grados de evolución, capacidad, y las circunstancias que rodean a cada psicología.

La parte de perfeccionamiento del método logosófico consiste en que nunca un proceso de cambios internos queda terminado o saldado, sino que se ve constantemente perfeccionado a través de la didáctica en espiral de la logosofía.2

Simultáneamente, el método logosófico prescribe como complemento al estudio y práctica individual, su estudio y práctica en lo colectivo. Asegurando que la confrontación de comprensiones, investigaciones y experiencias, permite verificar si sobre el tema en estudio fueron vistos todos sus aspectos, o al menos los más accesibles.

Esta faz colectiva del método y pedagogía logosófica es realizada en las sedes culturales de la Fundación Logosófica en formas de núcleos de estudio de diverso tipo y especialidad.

¿qué es logosofía?

OBJETIVOS DE LA LOGOSOFÍA